La historia de Muhammad Ali

Probablemente si escuchas el nombre Muhammad Ali te vendrá a la mente el reconocido boxeador estadounidense que se ganó un puesto entre los mejores deportistas de toda la historia. Famoso por ser de esas pocas personas que no conocía la palabra imposible, ya que hacía que todo se volviera posible.

Muhammad Ali era un deportista tan popular y aclamado por las personas, que siempre estaba en la mira de todos, ya sea en cuanto a cosas malas o buenas. Por otro lado, viéndolo desde el punto de vista monetario, Muhammad Ali era una máquina de dinero, ya que era capaz de crear dinero por su reputación, tanto fuera del ring como dentro de él.

Sin embargo, es muy probable que todo lo que te he mencionado anteriormente sea todo lo que conozcas de él. Así que si estás aquí, es porque deseas saber cuál es la historia de este mítico boxeador nacido en los Estados Unidos y es lo que conocerás a continuación.

¿Quién es Muhammad Ali?

Muhammad Ali nació el 17 de enero del año 1942 en Louisville, Kentucky, EE UU teniendo como nombre Cassius Marcellus Clay, pero esto es un tema que tocaremos más adelante.  Su primer encuentro conocido hasta el día de hoy con el boxeo se dio a sus 12 años, cuando un policía de su ciudad llamado Joe Martin le dijo que debía estar preparado para defenderse, así que debería estar comenzado a aprender a usar sus puños.

Lo que realmente nadie se esperaba, era que el joven Cassius tuviera tanto potencial para un deporte como lo es el boxeo. Su talento era tan impresionante que con solamente 2 años de entrenamiento luego de que disidiera iniciar en el mundo del boxeo, ya era capaz de vencer a rivales mayores y con más peso que él.

Cuando tan solo tenía la edad de 14 años, Muhamm Ali ya tenía en su posesión premios como el guante de oro de Kentucky. Incluso llegó a participar en varios torneos a lo largo de todos los Estados Unidos, destacando principalmente torneos en New York y Chicago.

LEER  Conoce aquí los beneficios de entrenar boxeo

3 años más tarde, Cassius ya era sonado en todo el país, ya que el chico contaba con una velocidad que parecía fuera del planeta. Su habilidad era tan grande que le permitió formar parte de equipo estadounidense en los juegos panamericanos. Lamentablemente, Cassius perdió la final de los juegos frente a un marine llaado Amos Johnson.

Sin embargo, su carrera no quedó allí, incluso podríamos decir que esto fue el comienzo de su increíble camino por el mundo del boxeo. En el año 1960 llegaron los juegos olímpicos de Roma y la oportunidad de Cassius para demostrarle al mundo de lo que es capaz.

El desenvolvimiento de Muhammad en los juegos olímpicos de Roma fue impecable y digno de admirar. El joven de tan solo 18 años se llevó a casa la medalla de oro luego de derrotar en la final a polaco Zbigniew Pietrzykowski. La victoria se decidió por decisión de los jueces.

A partir de este momento, todas las personas empezaron a sospechar que el camino de una leyenda del boxeo estaba por comenzar. Luego de esos juegos olímpicos estaba muy claro para mucho que Cassius se convertiría sin lugar a duda en una leyenda del deporte.

El debut como profesional de una leyenda

Muhammad ali

Al terminar las olimpiadas, el joven Cassius Marcellus Clay fue recibido en su tierra natal, Louisville, como todo un héroe. Sin embargo, el joven boxeador aseguró que su camino como boxeador apenas estaba comenzando. Fue el 29 de octubre de ese mismo 1960, cuando se dio la primera pelea como boxeador profesional de Ali.

El debut de Muhammad Ali se llevó en un establecimiento llamado el Freedom Hall, lugar que quedaba en su ciudad natal. Su primera pelea fue ante Tunney Hunsaker, un boxeador que también era policía. Hinsaker contaba con 30 peleas más que Muhammad y diez años más de experiencia que él.

LEER  Las 10 mejores peleas UFC de los últimos años

La pelea no fue para nada fácil, ya que le tomó 6 round a Muhammad coronarse como el vencedor del encuentro. Además, es importante mencionar que su primera victoria no fue un knockout, su victoria se dio por decisión unánime de los jueces.

Luego de que se conociera que el joven Muhammad Ali había salido vencedor de su primera pelea como boxeador profesional, muchos entrenadores estaban eufóricos por ser su entrenador. Sin embargo, Muhammad tomó la decisión de ser entrenado por Angelo Dundee, un entrenador que estaba totalmente enfocado en el área del boxeo.

El camino a la cima

Tras todo lo ocurrido en 1960, no pasaría más nada interesante en la vida de Ali hasta después de 2 años, cuando se enfrentó a Sonny Banks el 10 de febrero de 1962 en el Madison Square Garden. Muhammad ganaría este combate con un knockout en el 4.º round para convertirse finalmente en toda una estrella.

A partir de esa increíble victoria, solo vendrían una cantidad incontable de triunfos, de los cuales podemos destacar los triunfos frente a Archie Moore, Henry Copper y la pelea por el título de campeón de peso completo frente a Sonny Liston. En su combate frente a Liston fue donde nació la famosa frase de Muhammad “Seré tan ligero como una mariposa y picaré como una abeja”.

El cambio de nombre de Cassius Marcellus Clay a Muhammad Ali ocurrió justo después de que el mítico boxeador ganara el título de peso completo. Además Muhammad Ali se cambió a la religión Islam. De hecho, fue el líder de la Nación del Islam, Elijah Muhammad, quien le dio su nombre.

La primera derrota de Muhammad Ali y su primer retiro

Para que su primera derrota ocurriera, Muhammad Ali tuvo que esperar unos cuantos años y luchar más de 10 peleas. Su primera derrota y la que más le dolió a la leyenda del boxeo fue frente a Joe Frazier, un boxeador que fue de sus más duros rivales.

LEER  Ranking de los 10 mejores boxeadores de todos los tiempos

Sin embargo, la vida le daría una segunda oportunidad, ya que le fue concedida una revancha frente a Joe Frazier. En esta ocasión, Muhammad quedó como el vencedor luego de 12 asaltos y retendría el título.

Por otra parte, el 26 de junio del año 1979, Muhammad Ali tomó la decisión de enviar una carta a la Asociación Mundial de Boxeo para notificar que deseaba retirarse del deporte.

En su carta, el boxeador mencionó que ya no tenía nada más que hacer dentro el deporte, que ya estaba cansado y debía retirarse como un campeón, siendo el más grande.

Su regreso al ring y su retiro definitivo

A pesar de que Muhammad había asegurado que se iba a retirar del deporte siendo un campeón, el boxeador no duro mucho fuera del ring. En el año 1980, Ali volvió a colocarse los guantes para pelear frente a Larry Holmes, pero en esta ocasión todo salió absolutamente mal para Muhammad.

Muchas personas se quejaron sobre la situación de Muhammad, ya que a pesar de no haber pasado las pruebas físicas y pesar menos de 100 kg, le permitieron entrar en la pelea. Todo esto se permitió únicamente para ver perder a una leyenda en una pelea espantosa que incluso recibió abucheos.

Finalmente un año después, Muhammad tuvo su última pelea frente a Trevor Berbick, el 11 de diciembre del año 1981. En esta última pelea se pudo notar el cansancio del Ali, era evidente que la edad le pesaba y que ya no podía continuar peleando.

Tras culminar la pelea, pasó solamente un día, para que se hiciera oficial frente a todos los medios de comunicación, que la leyenda del boxeo, Muhammad Ali, tomaría la decisión de retirarse definitivamente del mundo del boxeo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: