La historia del luchador venezolano invicto en la UFC en medio de la pandemia

El venezolano Omar Morales mantiene su racha como luchador invicto tras llevarse la victoria del encuentro con el mexicano Gabriel Benítez.

Morales, oriundo de Caracas y profesional de las artes marciales mixtas, obtuvo el triunfo de un segundo encuentro contra su rival mexicano, el resultado del enfrentamiento se decidió de forma unánime por los jueces del evento.

Dicho evento se llevó a cabo en Florida, específicamente en el Jacksonville Veterans Memorial Arena, sitio que mantuvo restringida la presencia del público debido a la pandemia por COVID-19.

La pelea entre Morales y Benítez  

Con las vibras como si se tratase de una pelea callejera, el venezolano y el mexicano se vieron cara a cara para disputar otra pelea de la MMA. El único personal permitido para la competencia se trató de los equipos de cada luchador, incluyendo la asistencia médica así como también los comentaristas para el evento.

Las condiciones de que el encuentro se organizara de tal manera se deben a los parámetros de seguridad que deben seguirse a consecuencia de la pandemia por COVID-19. Sin embargo, el hecho de que no estuviera el público presente, no influyó demasiado en el venezolano para que consiguiera su victoria.

Hablando de manera general en los deportes que retomaron sus actividades, el boxeo fue de las primeras disciplinas en volver a seguir su curso con las competencias.

La Ultimate Fighting Championship (UFC) tomó la decisión en reanudar los eventos en la Arena de Florida, que a pesar de no contar con la presencia del público, su transmisión se hace  a nivel internacional.

 Por otro lado, el venezolano estaría preparándose para una de las peleas más fuertes, según su reflexión, desde hace un buen tiempo.

Morales estuvo convencido de que las artes marciales mixtas serían de los primeros deportes en retomar más temprano que tarde sus actividades de lucha, así que estaba preparado por volver al octágono.

LEER  The Dark Order quiere que Conor McGregor sea parte de ellos

Este encuentro del venezolano para la UFC en un principio estaba programado para ser contra el luchador estadounidense Alexander Hernandez, luego hubo un par de cambios que terminaron confirmando el reemplazo por Gabriel Benítez.

Uno de los rivales más fuertes que Morales ha enfrentado

El luchador venezolano intercambió un par de palabras al finalizar la pelea contra Benítez, momento en el que le confesó haber sido “uno de los rivales más duros que he tenido”.

Podemos hacernos idea del brutal enfrentamiento entre estos dos luchadores al ver la herida que quedó en la pierna del mexicano producto de los ataques de defensa.

A lo que el luchador comentó casi con admiración de que Benítez es todo un “guerrero” al no haber pedido que se detuviera el combate y pasar los tres rounds con esa herida de pierna.

Morales estaba preparado para recibir unos cuantos ataques de piernas por parte de su oponente, así lo hizo saber debido a que llevaba una semana estudiando con quien estaría enfrentándose y se fijó en que el mexicano tiene buenas habilidades con los golpes de piernas, así que en parte, conocía una de las mejores técnicas de su rival.

Incluso, aunque este luchador había estudiado a su futuro oponente, confesó que en realidad el tiempo resultó muy corto para poder estudiar las técnicas de alguien que le había dado una buena pelea.

Por suerte, Morales pudo hacer lo suficiente para obtener la victoria y ese logro mantiene contento al venezolano que sigue en su racha invicta, ahora 10-0. Incluso a pesar de que no es el ambiente habitual de los eventos de la UFC.

Cabe resaltar que el venezolano no dejó de un lado sus entrenamientos desde que anunciaron el confinamiento por medidas de prevención al contagio por el coronavirus. Así que su lugar de prácticas y entrenamiento se situó en el estacionamiento de su respectiva residencia con el apoyo de un compañero.

LEER  Khabib Nurmagomedov dice que Dustin Poirier debería ser el campeón

El caraqueño no abandonó su condición física a pesar de que no se sabía fecha de retorno a actividades de la UFC, sin embargo, Morales quería regresar a las peleas lo cuanto antes y por eso quiso mantenerse preparado tanto física como emocionalmente para volver a luchar.

Pero no todo resultó de la manera en que lo esperaba, ya que el luchador profesional duró unas 24 horas con retención de líquido producto a una bebida que ingirió de la que además, “no está acostumbrado”.

Las consecuencias de la retención de líquido en el cuerpo del luchador presentó ciertas molestias en él, ya que no sentía que su cuerpo estaba en su mejor definición, en suma consideró que la habilidad de sus reflejos tampoco se encontraban en el mejor punto.

Podemos elogiar a Morales como luchador profesional al haber encontrado la manera de sobrellevar la pesadez de su cuerpo para lograr llevarse la victoria por su cuenta y mantenerse como luchador invicto de la UFC.

El venezolano Omar Morales enfrentó al mexicano Gabriel Benítez

La posición del venezolano al mantenerse como luchador invicto

El encuentro previo al combate entre los luchadores, se dio con un cuidadoso procedimiento en el hotel, donde cada uno así como el resto de sus integrantes de equipos, debían realizar sus respectivas pruebas para descartar el contagio por coronavirus y así poder llevar a cabo la pelea.

La UFC debió aceptar las condiciones de poder seguir adelante con la competencia siempre y cuando se cumpliera toda normativa de bioseguridad. Es por esa razón que los encuentros deben ser sin público y solo contar con la presencia de jueces, equipo médico y comentaristas.

Al venezolano, el tema de que el público no estuviera presente no pareció generarle algún tipo de conflicto emocional, puesto que vio el lado positivo de no tener el fuerte ruido y así lograr escuchar las indicaciones dadas desde su esquina al momento del enfrentamiento.

LEER  Konnan habla sobre su experiencia con el COVID-19

Morales también señaló ciertas semejanzas a sus peleas como luchador profesional de artes marciales mixtas en Venezuela, ya que cuando él se presentaba a los eventos, no contaba con una gran cantidad de público al contrario de lo que es hoy en día.

Él mismo confiesa que cuando cuentas con una presencia grande de espectadores, el ruido y el apoyo hace sentir con más fuerza la adrenalina. Aunque esta vez, conociendo los parámetros a los que debía amoldarse, llegó enfocado para la pelea.

Incluso dijo que sintió cierta euforia por poderle brindar un buen momento en los hogares de todos aquellos que estuvieron pendientes de la transmisión del evento.

Por otro lado, al instante en que Morales ganó la pelea por la decisión unánime de los jueces, supo que seguir manteniendo el estado de no perder ningún encuentro, le abrirá las puertas dentro de su profesión como luchador.

El venezolano está dispuesto a subir la categoría de los retos y enfrentar a los mejores de su división, asegura que es una meta en la que ya está enfocándose. Por ahora, cuando finalicen los días de descansos que le permitan curar las heridas de este combate, retomará los entrenamientos para el próximo evento.

Finalmente, Omar Morales gana cada vez más el aprecio y apoyo del público venezolano así como en general, por seguir como un luchador inteligente que trabaja para quedarse con su récord de luchador invicto que no descansará hasta llegar al puesto de los mejores luchadores de la UFC en su división, así como tampoco dejará de representar con orgullo su país, Venezuela.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: